jueves, 13 de julio de 2017

Dora Bruder, de Patrick Modiano





Como ocurre con otros libros de Patrick Modiano, Dora Bruder es un libro corto pero muy intenso, tanto, que tras su lectura, su nombre y su rostro permanecen varios días en mi cabeza. 

Dora Bruder es el nombre de una adolescente que se cruzó por casualidad en el camino de Patrick Modiano. A finales de los ochenta, leyó un anuncio de un viejo ejemplar del diario Paris-Soir con fecha de 31 de diciembre de 1941. Era un anuncio puesto por los padres de Dora Bruder tras su desaparición.
"Se busca a una joven, Dora Bruder, de 15 años, 1,55 m, rostro ovalado, ojos gris-marrón, abrigo sport gris, pullover burdeos, falda y sombrero azul marino, zapatos sport marrón. Ponerse en contacto con el señor y la señora Bruder, bulevar Ornano, 41, París".

Modiano inicia una investigación, se pone el traje de historiador, pero por no serlo, lo que nos relata es precisamente la búsqueda de Dora Bruder. No es, por tanto, un libro de historia. Un trabajo historiográfico habría reconstruido en la medida de lo posible la vida de esta joven que tenía quince años cuando las tropas alemanas invadieron Francia en mayo de 1940. Seguramente habría hecho más hincapié en las circunstancias históricas que atraparon la vida de Dora Bruder y puede que hubiera manejado muchas más fuentes que las que utiliza Modiano, que no son pocas. No es un libro de Historia pero podría serlo. Tampoco es una novela puesto que la ficción está ausente de este libro. Y sin embargo, hay literatura en él. Hay memoria en él. No es una novela histórica ni una historia novelada. 
¿Qué es entonces Dora Bruder?. Un libro espléndido en el que los  resultados de la investigación histórica se van mezclando con los recuerdos y las opiniones del propio narrador. 
¿Qué le llevó a emprender esa búsqueda? Un detalle del anuncio. Los padres de Dora vivían en una calle de París que Modiano conocía bien porque había vivido allí durante muchos años: el boulevard Ornano. 
"A partir de las nueve de la noche el bulevar se quedaba desierto. Todavía veo la luz de la boca de metro de Simplon, y casi enfrente, la de la entrada del cine, ubicado en Ornano, 43. El número 41, que precedía al cine, nunca me había llamado la atención y, sin embargo, estuve pasando por delante durante meses y años. De 1965 a 1968".

La investigación sobre Dora Bruder llevó ocho años al premio Nobel, tiempo durante el cual escribió otras novelas. 
 "Lleva tiempo conseguir que salga a la luz lo que ha sido borrado. Quedan pistas en ls registros pero se ignora dónde están escondidos y qué guardianes los vigilan y si querrán enseñárnoslo. O tal vez simplemente han olvidado que esos registros existen.
Basta un poco de paciencia".

Modiano camina por las calles  del barrio donde vivió, busca y encuentra su partida de nacimiento Tardó cuatro años. Se pregunta a qué se dedicaban sus padres, a qué escuela iba Dora. Comienza su lucha contra el olvido. Una lucha que no es fácil.
"Son seres que dejan pocas huellas tras de sí. Personas casi anónimas. Nunca se alejan de ciertas calles de París, de ciertos paisajes de suburbio donde descubrí, por casualidad, que habían vivido.Lo que se sabe de ellas se resume en una simple dirección. Y esta precisión topográfica contrasta con todo lo que se ignorará para siempre de su vida… ese vacío, ese bloque de desconocimiento y silencio".

La búsqueda comienza a dar sus frutos. Y se abren nuevos caminos que el narrador explora. 
La dura vida de sus padres, Ernest y Cecile,  judíos austro-húngaros (él de Viena, ella de Budapest) que huyen de la miseria tras la desintegración del imperio al finalizar la Primera Guerra Mundial. Ernest llega a París y se enrola en la Legión extranjera. Necesita ser aceptado en su nuevo país de acogida. Lucha en Marruecos durante cuatro años hasta que es herido y regresa a la capital francesa. Allí conoce a Cecile y se casan. Poco después el 25 de febrero de 1926 nace Dora. Ambos tienen trabajo. La vida les sonríe por primera vez. Pero llegan los años 30 y negros nubarrones se ciernen sobre Europa. 

Poco antes de que Hitler ocupe Francia, Dora es internada en el Sagrado Corazón de María de París. La quieren proteger. Pero Dora escapa del internado. Sus padres la buscan. Modiano sigue indagando, tenaz, como un detective curtido. ¿Qué pasó con Dora Bruder? Se sumerge en los archivos. Y la encuentra. Su nombre aparece en una lista de deportados a Auschwitz. ¿Cómo llegó hasta ahí?¿Qué pasó hasta entonces? ¿Cómo es posible que una niña que estaba internada en un colegio católico de París terminara en Auschwitz?

Patrick Modiano, un genio de las palabras, intenta responder a estas preguntas. La terrible maquinaria nazi. La colaboración de mucha gente, de muchos franceses. ¿Quiénes colaboraron para que Dora Bruder y otras muchas como ella terminaran en Auschwitz? Tienen nombres y apellidos. 

Cuando termino de leer Dora Bruder no puedo dejar de pensar en ella. En la lucha contra el olvido de Modiano. En la gran pregunta. ¿Cómo fue posible semejante barbarie? 
No es el primer libro que leo sobre la Shoah. Sobre la catástrofe. Sobre la barbarie. Primo Levi, Jorge Semprún, Ana Frank, Imre Kertesz, Elie Wiesel... Algunos dicen que ya está todo contado. Yo no lo creo. Hay mucho todavía por contar. Mucho. Para no olvidar. Dora Bruder es una gran obra de Patrick Modiano. Su lectura deja un poso enorme. 



En junio de 2015 el ayuntamiento de París puso su nombre en uno de sus paseos. 



Traducción del francés por María del Pino.






4 comentarios:

  1. Lo leí hace un tiempo y fue mi acercamiento a este autor, y me gustó.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen inicio. Modiano es un hueso duro y comenzar con buen pie es importante.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Modiano y yo tenemos tiranteces, me termina por aburrir
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un autor con el que no es fácil llevarse bien. Yo también he castigado a alguna de sus novelas.
      Un abrazo.

      Eliminar